21/12/16

«Otonpage». Otoño entre páginas

Este otoño he cambiado un poco la agenda del reto y me he decantado por leer historias del otro género que me apasiona tanto como la romántica. Misterios, policías, asesinos en serie, psicópatas, secretos ocultos... ¿tendré una mente retorcida?
     El caso es que me pirran estas historias y tengo unas cuantas pendientes de lectura. Así que ahí van las que han caído este trimestre. 

13/11/16

Presentación de «Venus». 2do. Café con sabor a mar y letras.


El segundo café con sabor a mar y letras me dio la oportunidad de presentar la antología romántica «Venus», publicada por Nowevolution Editorial, en la que participé con un relato titulado «Preciosa luna».   
     En este segundo encuentro de escritores y lectores también participaron Xelima García (Motril)  y Angy Skay (Almería), que hablaron sobre sus obras actuales en el mercado y los próximos proyectos que están a punto de ver la luz. 

26/10/16

Café con sabor a mar y letras. Encuentro literario. Octubre 2016

Ya queda nada para que empiece el segundo café con sabor a mar y letras y se me ha pasado completamente hablarte del primero. 
¡No tengo perdón!

Como habrás visto por las redes (y en el cartel junto a estas líneas) fue el día 8. Una tarde estupenda de sábado en la que el sol nos brindó una estampa maravillosa de su paso sobre el mar que nos hacía un fondo fantástico de contrastes. 

Los asistentes llegaron poco a poco, por lo que decidimos esperar unos minutos y empezamos un poco más tarde de la hora inicial. Nada fuera de lo normal. 

De los autores invitados no pudimos contar, al final, con la presencia de Sarah Thomas, debido a un problemilla de salud de última hora. Afortudamente, no fue nada grave. Intentaremos contar con ella en otra ocasión. 

22/9/16

«Verabooks», un verano entre libros.

El verano quedó atrás, con sus largos días de sol y playa, con sus altas temperaturas que casi hacen que me derrita al ser tan sofocantes como otros años, pero no por ello he dejado de leer. Aunque sí debo decir que menos de lo que me hubiera gustado, ya que mi pretensión era haber conseguido leer cinco libros como mínimo, para ir cumpliendo el reto de vaciar mi estantería de libros atrasados. Y aunque solo han sido tres,  los he disfrutado como una niña pequeña con un juguete nuevo. Siempre es así. Pero el motivo de mi baja productivad lectora no ha sido por un merecedo descanso veraniego, ni mucho menos. El tiempo que me ha faltado lo he empleado en otro proyecto que ya te contaré cuando vea la luz. Por el momento te hablo de estas tres obras, a ver qué te parecen a ti.