17/7/17

De paseo por las Redes




Llevo mucho tiempo observando el panorama literario que últimamente rula por las Redes Sociales y la verdad que deja mucho que desear desde que la autopublicación arrasó como si fuera la panacea para dejar de ser pobre. Me resulta tremendamente patético lo que encuentro día tras día en los muros de algunas personas que dicen llamarse escritores, y sus amigos de los amigos y creo que la profesión se les ha ido «un poco» de las manos. 



Ahora, en pleno apogeo del concurso para escritores «Indies» de Amazon, sale a relucir la verdadera personalidad de cada uno solo porque todos se creen los mejores narradores de la historia, que sus novelas son lo nunca escrito y que tienen más derecho que cualquier otro a ganar ese premio. Para quien no esté familiarizado con esto diré que la corona de laurel consiste, si no me equivoco, en publicar la obra del ganador en versión física y digital por el sello editorial de Amazon, AmazonPublishing, y una versión traducida al inglés con AmazonCrossing, así como el audiolibro producido por Audible, algo muy goloso, ciertamente. Tanto que provoca algunas reacciones no deseadas como insultos, bloqueos en las redes para evitar que se publicite cada uno su obra, amenazas, denuncias... y mil historias más que consiguen que el círculo tan bello que había entorno a la literatura pierda su especial brillo en los lares de la autopublicación, lo que termina salpicando a quien menos lo merece. No nos engañemos, en este concurso hay un jurado que valorará el manuscrito y su calidad en todos los aspectos. No valen solo las ventas y conseguir mayor visibilidad. 

Recuerdo que hace un tiempo vi la película El editor de libros, un drama biográfico sobre el editor de libros más admirado en el mundo. En ella se reflejaba cómo era en realidad ese círculo literario al que tenían acceso los verdaderamente buenos; los que trabajaban sus novelas para ofrecer algo realmente interesante y que llegara a conectar con todo el público. Y sentí cierta nostalgia de aquella época, aunque no la viví, hablamos de unos cuantos años atrás, ya que creo que hoy se ha perdido la esencia de lo que es publicar una novela. Que no exista un filtro que valore lo que llega al público hace que el más avispado se autoproclame el «rey del mambo» cuando, si analizamos lo que ofrece, no llega ni tan solo a paje. Con esto no quiero decir que no haya buenos autopublicados, que los hay y muchos, además. 

Pero vamos a entender algo de una vez: vivir de tu trabajo como escritor es muy muy difícil. ¿No imposible?, también, pero para eso hay que trabajar muy duro, llegar a un público muy exigente que te pondrá en el sitio que mereces, no valen solo tus contactos de las Redes que se dediquen a despotricar de otros títulos para que el tuyo brille más. No, amigo. No confundas unos cuantos libros vendidos con toda una carrera que se sostiene sobre el cimiento del trabajo BIEN hecho. Y, sobre todo, huir de ciertas polémicas en las que creemos tener la razón y para lo único que sirven es solo para hundirte tú solo en tu propia miseria. 

Esas estrellas tan deseadas por los escritores
Alguna vez he paseado por los comentarios de amazon, y si lo mencionado antes me parecía patético, esto me produce estupor y pánico. Encontrarme con una pelea de patio de vecinas entre los seguidores y los moscardones que solo entran para descuartizar un libro a fin de que no se compre y tenga más visibilidad uno en concreto, me reafirma en todo lo que he comentado más arriba y me da mucho en qué pensar sobre todo esto. ¿Realmente merece la pena ganar lectores de esta manera? Yo creo que no, porque serán ellos mismos los que te pongan en tu lugar antes o después. 

Tú eliges, hacer las cosas bien y llegar por la puerta grande aunque tardes en entrar o de cualquier manera y antes o después terminar estrellado, que no con estrellas. 

8 comentarios:

  1. Ole tú, no has podido describir mejor la situación que nos rodea a día de hoy. Me quito el sombrero ante tí. Y sí, da mucho asco ver todi lo que veo en las redes sociales. Vergüenza les tendría que dar a mas de un@. Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que no es solo impresión mía? Me empieza a dar miedito lo que hay en esa jungla, Lupe.
      Un besazo grande.

      Eliminar
  2. Que razón tienes la verdad que en mi blog me pusieron verde y de todos los colores x no gustarme un libro y darle un 2
    Soy ante todo sincera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema de las reseñas son los amiguismos que hay. Lo que está claro es que a todo el mundo no le puede gustar el mismo libro, pero eso es algo que no se entiende. Si no se aceptan las críticas que estén bien argumentadas o simplemente que la historia no ha terminado de gustarle al lector, mejor no escribir.

      Eliminar
  3. Ole y ole. Una maravillosa entrada, que pone en pocas letras la realidad de este mundo literario. La de amistades que se han perdido por una lucha que es ridícula. Ya todo vale para vender y decir que eres la mejor. Dios si hace unos dias me dijo una escritora que ganaba 2500€ al mes autopublicando en Amazon y me quedé con cara de plato. ¿como puede llegar a mentir así la gente? Que todos estamos aquí y sabemos como funciona este. Pero como tú dices, todo vale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice el refrán: «Dime de qué presumes y y te diré de qué careces».
      Ir alardeando de que se gana un pastón dice mucho de la personalidad en cuestión. Mucho ruido y pocas nueces, diría yo.
      Nunca llegaré a entender esa cruzada que tienen algunos escritores por estar por encima de los demás. Sin duda, se ha perdido lo que de verdad importa de esto esto: crear buenas historias y llegar al lector por cómo escribes, no por pisotear al que tienes al lado.

      Eliminar
  4. Bueno, pues como siempre suscribo todo lo que dices. Las redes sociales han de servir para darse visibilidad pero nada más. pero no para despotricar unos contra otros. Tengo muy claro que sólo unos pocos pueden vivir de esto, así que cada uno que escriba lo suyo que sean los lectores los que opinen, más allá de amiguismos. Felicidades por el artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan simple como eso, Mencía. Cada cual que se dedique a lo suyo y que sea el lector quien decida al final. Al fin y al cabo es él el que tiene la potestad para poner a cada uno en su sitio.

      Eliminar

Te invito a compartir tu opinión sobre lo que has leído, siempre desde el respeto y la educación.
Cualquier comentario fuera de tono, ofensivo, spam o que no esté relacionado con la entrada en cuestión será eliminado de forma inmediata.

Gracias por dejar tu huella en este blog.