16/1/15

Dos amantes


La noche había llegado a su fin. El amanecer entraba por la ventana de una habitación que aún exudaba lujuria; pasión llevaba al máximo nivel. 

Ella seguía envuelta en las sábanas revueltas de una cama que  había sido testigo durante toda la noche de lo sucedido: