22/9/16

«Verabooks», un verano entre libros.

El verano quedó atrás, con sus largos días de sol y playa, con sus altas temperaturas que casi hacen que me derrita al ser tan sofocantes como otros años, pero no por ello he dejado de leer. Aunque sí debo decir que menos de lo que me hubiera gustado, ya que mi pretensión era haber conseguido leer cinco libros como mínimo, para ir cumpliendo el reto de vaciar mi estantería de libros atrasados. Y aunque solo han sido tres,  los he disfrutado como una niña pequeña con un juguete nuevo. Siempre es así. Pero el motivo de mi baja productivad lectora no ha sido por un merecedo descanso veraniego, ni mucho menos. El tiempo que me ha faltado lo he empleado en otro proyecto que ya te contaré cuando vea la luz. Por el momento te hablo de estas tres obras, a ver qué te parecen a ti.

o

El primero en leer fue este, «Un refugio en Katmandú». Cuando salió a la venta, recuerdo que leí, en palabras de su autora que «no era la típica novela romántica que cuenta una historia de amor», lo que me hizo sospechar que era posible que esta novela me defraudara en cuanto a lo que yo esperaba de un «Ibirika». Desde que descubrí su primera novela «Entre sueños» he seguido la trayectora de Ángeles Ibirika hasta este último y he podido ver como con cada nueva historia que veía la luz yo quedaba más encantada. Y con este no ha sido distinto.
  
«Katmandú» es mucho más de lo que yo esperaba. La siempre sencilla y elegante narrativa de Ángeles Ibirika me enamoró, una vez más y cuanto más leía más me gustaba. Las descripciones de los lugares, gentes, costumbres, tradiciones de Nepal, Katmandú y otros pequeños lares como montañas y valles que en la obra se detallan son verdaderamente maravillosos. Desde el principio perfila una trama de intriga que no me esperaba y al llegar a los últimos capítulos la sorpresa ha sido muy notoria. Desvelar parte de ella sería un sacrilegio, por lo que te invito a leerla y quien quiera hacerlo ha de saber que encontrará algo diferente en cuanto al estilo de la autora, sin perder su esencia y que terminará con alguna lágrima al borde de sus ojos como me ha pasado a mí. Sin duda, «Un refugio en Katmandú» es una novela de las que perduran en el recuerdo como todavía lo hacen sus libros anteriores. A través de Twitter, Ángeles me confesaba que el final me gustaría, y sin duda, tengo que darle la razón. Su final es de película, como toda su obra. 

o


Conocí a Manuel Morales García en un evento literario celebrado en Almería en 2014, y desde entonces su novela estaba esperando en la estantería. Su título me llamó la atención, «Allá en la otra orilla» y el diseño de portada me pareció un canto a la esperanza y a una vida mejor.  La historia que contiene consiguió remover entrañas y que saliera a flote cierta rabia e impotencia sobre la imposibilidad de hacer algo para que situaciones así no vuelvan a suceder. Aunque sus primeras páginas no consiguieron engancharme, pensaba que se trataría de un drama más, la narrativa de Morales consiguió que siguiera leyendo hasta que lo terminara. Y ahora que la he leído y observo de nuevo su portada, puedo ver a la protagonista en ella, que después de soportar situaciones muy duras en las que se envuelta sin pretenderlo, alza los brazos ante una nueva libertad, allá, en la otra orilla. Una novela que hay que leer.
La generosidad de su autor hará que este done un euro de cada ejemplar vendido a  Cruz Roja de Lorca, su lugar de residencia.

o


Sí. Ya sé que esta novela es reciente, creo que salió a principios de verano. Pero es una de esas novelas que dices, «tengo que leerla» y no he podido resistirme a ella. Su autora, Helena Nieto, es una de las que no me planteo si me gustará cada nuevo libro que publica.

Aunque Andrés, protagonista de «Tras los besos perdidos», me cautivó cuando leí su historia, «Entre acordes» se posiciona, en mi opinión, como la mejor novela hasta el momento de Helena Nieto. No puedo decir más que es una historia preciosa en la que puedo observar una evolución de su autora en cuanto a la hora de perfilar la historia, con su estilo personal más marcado si cabe, en la que introduce, como una novedad respecto a sus novelas anteriores, escenas de sexo tan dulces como picantes. Aunque yo prefiero decir que es una autora que narra sentimientos, en esta ocasión, los ha unido con el erotismo de una manera muy especial en un argumento muy realista, de hoy en día. Si te gusta la novela romántica, tienes que leerla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te invito a compartir tu opinión sobre lo que has leído, siempre desde el respeto y la educación.
Cualquier comentario fuera de tono, ofensivo, spam o que no esté relacionado con la entrada en cuestión será eliminado de forma inmediata.

Gracias por dejar tu huella en este blog.