23/5/17

La salud de la Romántica



Si echas la vista atrás a aquellos tiempos en los que los primeros libros se vendían en los quioscos y las primeras novelas románticas de autoras como Corin Tellado rompían una monotonía impuesta pero no deseada, comprobarás que ha evolucionado tanto que casi se hace difícil creer que se trate de lo mismo; historias que nacen del corazón, contadas para crear sentimientos y conmover a sus lectores. 

Hoy en día es tan inmenso el mar de la romántica que son muchos los subgéneros que navegan en esta, entre ellos: el Chik-lit —también llamado comedia romántica—, historias escritas por mujeres para mujeres. Histórica, la trama se desarrolla dentro de un contexto de la historia determinado (claro, ¿no?). Los barcos piratas, colonizaciones y las localizaciones del Londres Victoriano suele ser los más utilizado, aunque no las únicas. La contemporánea, historias de hoy. Juvenil, las edades de sus protagonistas no superan los dieciocho años. Un nuevo género que brinda más oportunidades de ficción, el New Adult, en el que los personajes no van más allá de los veinticinco años. Hay que mencionar también, la fantasía y lo paranormal en los que el escritor deja volar su imaginación para crear mundos diferentes en los que todo vale. Pero que esto no se preste a confusión, el mayor obstáculo que hay que salvar para que estas novelas funcionen es que sus historias, dentro de su alarde de creatividad, deben ser «creíbles». 

El género romántico va escalando puestos dentro de la literatura más leída a nivel mundial. La creencia de ser una lectura para amas de casa aburridas va perdiendo fuerza. En España, cada día son más los escritores, hombres y mujeres, que apuestan por este género y aumentan por miles sus seguidores. Tanto es así que si buceas por las redes sociales y también en la sección cultural de algunos periódicos verás los eventos que se organizan durante todo el año en torno a este campo. Desde el archiconocido RA —Encuentro de Romántica Adulta—, que se celebra en Madrid. El Congreso de Literatura Romántica en A Coruña. B’Radic, en Barcelona. El ERA —Encuentro de Romántica Armilla—, celebrado en la localidad homónima de Granada... sé que me dejo algunos en el tintero, ya que se organizan casi en cada rincón del país con más o menos relevancia, pero todos ellos con un fin común, acercar este género a los lectores y romper el dogma que lo tilda de superfluo. 

Reflexionando un poco llego hasta la pregunta: ¿será que la fuerza de unos pocos puede transformar a todo un colectivo? En este caso, creo que la respuesta está bien clara: sin ninguna duda diría que sí. No en vano, y como respuesta a esta oleada literaria, surgen nuevas editoriales para abarcar este género y/o las grandes crean sellos especiales para él, como es el caso de Titania, de Editorial Urano; Esencia, del Grupo Planeta o Phoebe, de Ediciones Pàmies, solo por mencionar algunas. Tampoco lo es el hecho de que la mayoría de las películas cinematográficas que salen de la Romántica, como es el caso de Querido John, Noches de tormenta, Cuando te encuentre, El diario de Noa... del escritor Nicholas Sparks, son de las más esperadas por sus seguidores. 

Si observamos el nombre del autor arriba mencionado, nos damos cuenta de que se tratan de un hombre, no un seudónimo de mujer, ya que también los escritores masculinos entran en este género. Son muchos más lo que forman parte de este gran círculo que cada día es más amplio, como Marc Levy o Federico Moccia, sin olvidarnos del panorama nacional, amplísimo también: José de la Rosa, Álex García, Fran Cazorla, Enrique García, Javier Romero, la lista sería interminable.

Todo esto lleva a pensar que las tornas están cambiando. Ya nadie se esconde para leer estas novelas,
ni tampoco escribirlas, sino más bien al contrario. Pasean sus preferencias en cafés literarios, disfrutan de lo que más les gusta en clubes de lectura. Y para dar un paso más allá se organizan los premios que se otorgan especialmente a la literatura romántica en España: DAMA, convocados por el Club Romántica. AURA, otorgados por los autores. ROSA, de la Revista Románticas, amén de los innumerables certámenes que abren las editoriales cada año en los que los mejores manuscritos recibidos se convierten en un libro, ya sea en papel o digital.

Leí por las redes un artículo (lo que me produjo cierto estupor) en el que mencionaban que el lector electrónico hacía mucho por esta literatura porque la invisibilidad de la portada de la novela en cuestión aportaba la privacidad necesaria para que el consumidor de este género pudiera llevarlo a cualquier sitio sin sentir cierta vergüenza. A ver, ¿vergüenza por leer? Esto me lleva a pensar que todavía hay pensamientos retrógrados en el mundo de la literatura. En cambio, es fácil ver cómo la gente presume de leer Histórica. Pero si como decía al principio, las editoriales apuestan por la Romántica, ¿será porque hay una mayor demanda de este género? ¿Sus consumidores también aumentan? La respuesta es clara. 

Por todo lo dicho hasta ahora, puedo añadir que la salud de la Romántica es fuerte y el paso del tiempo junto con las acciones que se llevan a cabo en torno a ella, muy longeva. 


«El amor es la fuerza más humilde,
pero la más poderosa de que dispone el mundo» 
Mahatma Gandhi


Y tú, como lector, ¿qué opinión te merece este género? ¿Por cuál te decantas a la hora de elegir un libro?  

4 comentarios:

  1. Me encanta la reflexión que haces de manera totalmente positiva del panorama de la romántica, estoy de acuerdo contigo a pesar de que existen dentro del mundillo algunas escritoras del género que lo ven con cierto pesimismo y/o victimismo. Somos muchas las escritoras y lectoras de romántica y no debemos dejar que este género y todos sus subgéneros decaigan. A tu pregunta por qué género me decanto, sin duda, el romance histórico, aunque es cierto que a veces me apetece una de New Adult y/o contemporánea para desconectar de lo mío. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Puedo entender ese pesimismo y/o victimismo por parte de esas autoras. Conseguir que tus libros lleguen a más lectores es harto complicado, más aún si consideramos que con el tema de la autopublicación cada día es mayor el número de libros que aparecen, lo que solapa a los que ya existen. Por eso hay que armarse de paciencia, ser positivo y encontrar estrategias que te hagan más visible. No es fácil, en absoluto, puede llegar a deprimir la falta de resultados, pero con perseverancia y buen hacer, sin olvidarnos de que lo más importante de todo es ofrecer un trabajo de calidad, creo, se puede conseguir.
    Gracias por pasarte por aquí, Ivette.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho tu artículo, y estoy de acuerdo contigo. La literatur romántica está en su mejor momento, a pesar de seguir siendo para muchos un género de segunda. Aún así, l@s lector@s nos decantamos por este tipo de lectura, y creo que es porque queremos leer historias, sobre todo que entretengan y con las que disfrutar. Como decía Saramago, "Leer ha de ser una acto hedonista". Leamos pues, lo que nos guste y nos entretenga. Pero de la misma forma digo, que l@s escritor@s debemos tratar de hacerlo cada vez mejor y con más calidad, y así colocar a la "romántica" en el lugar que se merece. Enhorabuena por tu artículo.
    Y sobre tu pregunta, me gusta leer un poco de todo, sobre todo erótica, que es, digamos, mi especialidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seamos hedonistas, entonces, sin importarnos cómo cataloguen la lectura que tenemos delante. Lo importante es disfrutar, lo demás, sobra.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Te invito a compartir tu opinión sobre lo que has leído, siempre desde el respeto y la educación.
Cualquier comentario fuera de tono, ofensivo, spam o que no esté relacionado con la entrada en cuestión será eliminado de forma inmediata.

Gracias por dejar tu huella en este blog.